jueves, 25 de mayo de 2017

Lecciones de antaño

Hijo, escúchame bien. Si alguna vez sientes la necesidad de matar, no te preocupes. Es normal. Sería raro que no tuvieras ganas después de lo cabrones que han sido contigo, mi amor. Tranquilo.
Y si alguna vez sientes unas ganas de morir tremendas, también es normal. Yo estoy aquí arriba, observándote siempre, y sé que la vida es muy dura. La vida que yo viví también lo fue. También sufrí.

Así que no te sientas culpable, cariño. Aunque mami te cuida, sé que te sientes muy solo. Me tienes presente, pero no puedes oír mi voz ni sentir mis caricias de apoyo. También sé que no asimilas lo ocurrido. No te das cuenta de que yo ya he vivido mi vida y tú tienes que hacer la tuya, ser feliz, crear tu camino, hasta que termine. De eso se trata. 

No te castigues por tus malos pensamientos, así como no te castigas por los buenos. Eso es lo que nos hace humanos y, lamentablemente, mortales. No tengas miedo de venir hacia mí, pero tampoco tengas miedo de permanecer en el mundo.

Vive, hijo. Vive. Y si llega el momento definitivo en el que quieres marcharte, vete. Sé valiente para quedarte. Sé valiente para irte. Estaré aquí, esperándote.

viernes, 12 de mayo de 2017

Ella

Ella tan sólo se planta delante de la gente y les ejecuta. La culpan de todo. Todos sienten odio hacia ella, incluso ella misma siente asco hacia sí misma.  No le comprenden. ¿Qué puede hacer? Para colmo, ella es inmortal. Lo es para cumplir su cometido: llevarse almas del mundo. Una maldición con la que le castigaron hace ya demasiados años como para alcanzar a recordarlo. 

Ni se acuerda de su antiguo nombre. Hace mucho tiempo que nadie la nombra.

Los humanos creen que ella es vil, malévola. Que les quiere hacer sufrir. Nada más lejos de la realidad: ella es quien más sufre. Nada desearía más que perecer como lo hacen los mortales. Así de fácil. Desaparecer y dejar atrás esta condena infernal.